JULIO MARVIZÓN Y LA SÁBANA SANTA . LA SÁBANA SANTA ¿ MILAGROSA FALSIFICACIÓN ? .

Por IGNACIOAL - 3 de Octubre, 2009, 11:15, Categoría: LA SÁBANA SANTA DE TURÍN . TODO SOBRE LA RELIQUIA .


JULIO MARVIZÓN Y LA SÁBANA SANTA .

Julio Marvizón habla en Almería de la Sábana Santa .

Julio Marvizón



LIBROS - LA SABANA SANTA ¿MILAGROSA FALSIFICACION?

El que, para muchos, es todavía conocido como el hombre del tiempo de Canal Sur, Julio Marvizón, dio ayer, a las ocho de la noche, una de esas conferencias realmente magistrales. Pese a la escasa difusión que los medios han dado a la cita, el salón de actos del Museo de Almería se encontró ayer repleto; incluso, algunos, acudieron con una copia del libro "La Sábana Santa ¿Milagrosa Falsificación? – Ediciones Giralda -, mismo nombre de la conferencia, organizada por la Asociación de Amigos del Museo.


La Prueba del C - 14

A pesar de la cercanía del encuentro del Almería, de hecho, con el turno de preguntas, ocupó un buen tiempo de la primera parte; la mayoría de los presentes permanecieron inmóviles en sus asientos, sorprendidos de cómo, la prueba que mayor difusión ha obtenido, y única contraria a la autenticidad de la Sábana Santa, frente a "más de 300 positivas", quedaba a la altura del betún, una vez se ponían las cosas en su sitio. Y es que, para empezar, en ningún momento, se afirmó claramente eso, simplemente se dieron unas fechas, entre 1260 y 1390, lo cual, lejos de afirmar que es una falsificación, sólo da una fecha estimada, que, además, es muy discutible.

En 1988, cuando siete equipos científicos propusieron datarla, gratuitamente, pues les bastaba "con la publicidad", dos de ellos ofrecieron un método no destructivo – la muestra permanecía, y se podía repetir -, otros dos otro sistema no destructivo distinto, y las tres restantes, el mismo sistema destructivo – la muestra se perdía -. Por algún extraño motivo, Michael Tite, científico del British Museum – que se encargó de coordinar el asunto -, escogió a los tres últimos, de forma que, si algo fallaba, no habría una alternativa. Además, Tite, incumplió una parte muy importante, y es que, antes de a los medios, debía haber antes comunicado a la Santa Sede – propietaria del lienzo desde que en 1982 se lo cediese la casa de Saboya – los resultados, y directamente los dio a conocer a los medios.

Más aún, el Vaticano, como medida de control, pidió dar a cada laboratorio tres muestras, dos perfectamente datadas, y otra de la Sábana Santa, sin indicarles cual era cada una – Z1, Z2 y Z3 para el caso -. A éstas, de una forma un tanto unilateral, por parte de Tite, se une una cuarta, en un sobre – esto es importante -, de la Capa Pluvial de San Luis de Anjou – que se realizó cuando fue Obispo, ni antes, ni después, y, al estar únicamente un año, las fechas son de sobra conocidas. Bien, como se ha dicho, el que esta cuarta muestra fuese en un sobre tiene su miga ¿por qué? Muy sencillo, las otras muestras debían entregarse en unos envases de plomo, para que "ni siquiera el arco magnético del aeropuerto cambiase la historia carbonosa de la Sábana".

Llegados a este punto, hay que explicar que el mismo Dr. W. F. Libby, creador del método de datación por carbono 14, dijo que era virtualmente imposible datarla, porque sería imposible separar la contaminación posterior de este elemento. Otra explicación. El método, consiste en lo siguiente: todo cuerpo vivo, además del carbono 12, mientras respira, obtiene carbono 14, que es radioactivo, y por tanto se desintegra poco a poco. Cuando deja de respirar – muere -, el aporte desaparece. Pues bien, si se sabe cuál es la cantidad original de carbono 14, y la velocidad a la que desaparece, es tan sencillo como comprobar el nivel actual y hacer un fácil cálculo. Dicho de una forma rápida, claro. Problemas; lo ideal es que la muestra haya estado bajo tierra, a una profundidad considerable, para que no reciba aportes del aire, que se cubra en plomo, y que, como en este caso, no haya sido tocada por miles de personas, sufrido un incendio, y recibido agua – precisamente en ese incendio -, que tienen carbonatos que han pasado a la Síndone. Si a esto se suma que a finales de los 70, cuando un grupo de científicos, algunos de la NASA, realizaron distintas pruebas, la sometieron a infrarrojos, ultravioletas, rayos X, etc., y que, según estos laboratorios, un simple segundo en un arco magnético puede cambiar su historia, "¿qué validez puede tener este análisis?"

Más aún, cuando se da a conocer la horquilla temporal en la que puede tener su origen, los laboratorios no sabían aún que muestra – Z1, Z2 y Z3 – era la de la Sábana Santa. Entonces, "¿por qué no dijeron la fecha que corresponde a Z1 es X, a Z2 es Y, y a Z3 Z?". En su lugar, sin indicar nada más, se escogió una de ellas, sin saber a ciencia cierta si era la de la Síndone de Turín – lugar en el que se encuentra -. El mismo Tite, hubo de escribir una carta de disculpa, "la ciencia se echó encima, y hasta dos años después, en la revista Nature, no se supo el procedimiento que se había seguido".

Sábana Santa

Puebas que impiden que la Sábana Santa sea una falsificación.

Pero, claro, es que, además, tal y como relató Marvizón, hay una serie de pruebas que impiden que sea una falsificación medieval, y mucho menos una protofotografía de Leonardo da Vinci, como algunos autores han postulado. Primera prueba: la Sábana es un negativo fotográfico, esto es, cuando se observa el negativo de una fotografía realizada a la misma, en realidad este es el positivo, donde los detalles se observan con claridad meridiana.

Segundo: los iconos que surgen en las áreas de influencia ortodoxa, a partir del siglo VI, muestran hasta cuarenta puntos de coincidencia con la Síndone, destacan unas líneas en la frente – por un doblez del lienzo -, cejas de doble pico, una especie de manchas blancas en los ojos – como era un negativo, en realidad estas manchas eran la sombra de los mismos -, nariz, barba, etc. Y esto es muy importante, porque, anteriormente, Jesús era representado como un muchacho joven e imberbe. Todo entroncaría con el Mandilion de Edesa, que no sería sino la Sábana Santa, doblada de tal forma – hasta hace poco se podían ver estos dobleces – que sólo se mostraría la cara. Esto, para que aquellos fieles de origen judío pudiesen verla sin reparos, pues, como mortaja que fue, sería un total tabú, e igualmente impura.

No es una pintura. No puede serlo, solo una o dos fibras de cada hilo aparecen impresionadas; ningún pincel podría hacer esto. Además, habría sido necesario uno de tres metros de largo, porque, conforme más se acerca uno, más se pierde el detalle en los contornos. No hay pigmentos, direccionalidad, ni marca alguna que permita pensar que pueda ser pintada. Además, no se podría haber creado por contacto, con la reacción de los productos de embalsamar con la sangre, sudor y orina. Todos los experimentos en este sentido, han dado, como mucho, algo parecido, pero sin la calidad ni características de esta.

Si se pasa la imagen a ordenador, y se interpreta digitalmente, se puede volver tridimensional. Esto es, en función a la distancia a la que ha estado cada parte del cuerpo, la luminosidad cambia, y se puede colocar cada punto en las coordenadas de un espacio tridimensional.

Los pólenes. Max Frei, palinólogo, encontró en la Síndone, una serie de pólenes de todos aquellos sitios por los que la misma debería haber pasado a lo largo de su historia. Como dato significativo, algunos de los que aparecen, son de especies ya extintas, situadas en la Palestina de la época de Jesús.

¿ De qué y cómo es el tejido de la Sábana Santa?

El tejido en sí, es de espiga, común en aquella zona, y durante varios milenios – hay restos bien conservados de Egipto, de hasta 4.000 años atrás -, y posiblemente de un telar judío, ya que estos, lo prohíbe su Ley, no pueden mezclar fibras de origen animal y vegetal. En este caso, es de lino, y se nota una total ausencia de restos animales.

Sábana Santa

¿ Cómo se formó la imagen en el lienzo de lino?

Y, si se llega a cómo se formó la imagen, los misterios aumentan, porque la tela se chamuscó muy superficialmente, en un breve lapso de tiempo, y con una energía igual para todo el cuerpo. Para más INRI, distintas partes de la espalda, como los omóplatos, no aparecen lisos – el cuerpo estaba apoyado en una piedra, lo lógico es que el peso hubiese hecho que se pegasen -, sino con el relieve que les correspondería. Esto significa que "en ese momento, el cuerpo tuvo que estar en levitación, de uno o dos centímetros", suficiente para que se produjese este efecto.

Esta extraña "radiación" hizo que la sangre que se ve a simple vista – la de la cabeza, por ejemplo -, se "desnaturalizara", de forma que hoy, los análisis químicos, no la reconocen como tal. Un día fue sangre, pero hoy ya no lo es. Curiosamente, la sangre que no se ve, que no está encima del cuerpo, si se mantiene. Se sabe que es del grupo AB, el más común entre los hebreos – que, por cierto, también aparece en el Pañuelo de Oviedo, que se supone, cubrió la cabeza del difunto -. Pero,  lo que parece peor para una mente racional, es el detalle de que parece que el cuerpo se esfumó de fuera a dentro, porque hay incluso registros visuales de los huesos.


ADN

Para quien se lo pregunte, sería casi imposible encontrar ADN útil, ya que, encima, la Síndone fue "frita" con aceite hirviendo, para demostrar su origen divino. Lo cual no sirvió para que la imagen desapareciese.

Monedas

Por último, en los ojos, hay un contorno, que contiene una especie de báculo, y unas letras, en grafía griega, O, Y C A I, P O C. Se corresponde con un leptón – un tipo de moneda – acuñado en tiempos de Poncio Pilatos, con el cayado del adivino – el báculo -, y con la inscripción TIBEPIOY CICAPOC, en latín TIBERIU CAISAROS, lo que en español es DE TIBERIO CÉSAR.


La Pasión


Rodillas - vestiduras - latigazos .

Por otro lado, la imagen, muestra a un hombre que sufrió una pasión virtualmente idéntica a la de Jesucristo, con algunas sutiles diferencias. El hombre, tiene las rodillas destrozadas, como si se hubiese caído en diversas ocasiones, a lo largo de su recorrido. Aún se distinguen los hematomas en su espalda, en el hombro derecho y en el omóplato izquierdo, sin desgarro, por lo que debería llevar alguna ropa, que demuestran que llevó un patíbulo – cortado a su medida -, que se ataba a sus brazos. Indicar aquí, que los condenados a la crucifixión no portaban toda la cruz, sino sólo esta pieza. La otra, la stipes, lo esperaba en el Calvario.

Detalle importante el que fuese vestido. Si hubiese recibido unos latigazos afines a la tortura judía, 40 menos 1, no lo habría hecho. Pero al recibir más de cien, por parte de unos hábiles torturadores romanos, que le golpearon en todo el cuerpo, evitando los órganos vitales, ya no podía ser golpeado más, por lo que no iba desnudo.

Corona o casquete de espinas .

La corona de espinas existe, pero no es tal corona. Es más un "casco", que tuvo que provocarle un inmenso dolor, al dañar numerosas terminaciones nerviosas. El caso es que, aparte de Jesús, pocos más se conocen que tuviesen tal "honor".

Clavos .

Fue crucificado con clavos, no con cuerdas. Pues bien, los clavos no están en la palma de la mano, como representan los artistas, ya que se rasgarían, y poco tiempo estaría colgado. No, en la Sábana se ve como las atravesadas son las muñecas, con el detalle anatómico perfecto: en las manos no se ven los pulgares. Esto se explica porque se atravesó el espacio de Destot, que, automáticamente, contrae el pulgar hacia el interior de la mano. Ningún problema, en este sentido con los pies.

La Lanzada

La correspondiente lanzada, en su costado, de la que manó "agua y sangre" también aparece. Y de hecho brotó agua. O lo que parecía agua, que no sería sino el líquido seroso de los hematomas, previo a la sangre, tal y como refleja el lienzo.

Las piernas

La pierna izquierda, parece un poco más corta a simple vista. El motivo es bien sencillo, al clavarse con su pie apoyado encima del derecho, la rodilla se levantó, y, por la posible tetanosis que sufrió el condenado, esta sufrió la suficiente rigidez para que no volviera a su estado natural.

Estos, son sólo algunos de los datos presentados anoche por Julio Marvizón, sería imposible dar cabida a todos, de hecho, su conferencia ya tomaba sólo parte de los datos de su libro, y de todas las investigaciones posteriores. En la misma, se trataron otros puntos, como la historia de la Síndone, y como, por ejemplo, pudo ser el origen del Bafomet templario.

Como una conclusión a lo contado, nada mejor que las propias palabras que Marvizón recoge en su libro, cita a su vez del de Stevenson y Habernas. "Es decir que si aquí no hubiera más que una cuestión histórica que concerniera a cualquier otro personaje que no fuera Jesús, el cúmulo de evidencias de que disponemos acerca de la Síndone habría sido mucho más que suficiente para identificar al hombre de la imagen sindónica. Pero como aquí se trata de Jesucristo, muchos se echan atrás ante todas esas pruebas históricas y científicas, probablemente porque no les gusta la conclusión a la que las pruebas les obligan".

http://caballeros3milenio.wordpress.com/2008/04/20/julio-marvizon-habla-en-almeria-de-la-sabana-santa/
CABALLEROS DEL TERCER MILENIO . Blog de misterios y enigmas .


Cartel sobre la Conferencia de Julio Marvizón

Ponencia de
Julio Marvizón en Baena

NOTICIA EN DIARIO CORDOBA

Baena, Julio Marvizón presentó en su conferencia La Sábana Santa, ¿milagrosa falsificación?, las pruebas científicas que avalan su autenticidad, "porque si fuera una falsificación sería más milagro que si fuera verdad". El acto tuvo lugar en la iglesia de Santa Marina, organizado por la Cofradía de la Vera Cruz.

El Blog

Calendario

<<   Octubre 2009  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog