¿ LA GANANCIA O LA PERSONA ? . LA CRISIS FINANCIERA DE ESTADOS UNIDOS .

Por IGNACIOAL - 29 de Septiembre, 2009, 11:38, Categoría: EL DÍA DEL SEÑOR .



¿La ganancia o la persona?. La Crisis Financiera de Estados Unidos ...

http://www.capuchin.org/ContentImages/General%20Ministers/Carlos%20Novoa.jpg

El sacerdote jesuita Carlos Novoa, teólogo y profesor titular de la Universidad Javeriana, hace un interesante análisis a propósito de la crisis financiera que de Estados Unidos se replica a todo el mundo.

Hoy en día con frecuencia, la riqueza material es el ídolo al que se sacrifica todo por alcanzar el éxito económico, deviniendo este éxito el verdadero dios de la persona. Por ende, es necesaria una decisión fundamental entre Dios y la sed de ganancia pecuniaria, es necesaria la opción entre la lógica de la ganancia como criterio último de todo nuestro comportamiento y la lógica del compartir y la solidaridad.

Absolutizar la lógica de la ganancia incrementa las desproporciones y exclusiones entre ricos y pobres y una absurda explotación del planeta. En cambio, cuando prevalece la lógica del compartir y la solidaridad es posible corregir la ruta y orientarla hacia un desarrollo equitativo para el bien común de todos. En el fondo, se trata de la opción entre el egoísmo y el amor, entre la justicia y la deshonestidad, en definitiva entre Dios y Satanás.

Si amar a Cristo y a l@s herman@s no es asumido como algo accesorio y superficial, sino como el verdadero y último objetivo de toda nuestra existencia, urge realizar opciones de fondo, estar dispuestos a renuncias radicales, y si es necesario, llegar hasta el martirio. Hoy como ayer, la vida del cristiano exige el coraje de ir contra la corriente, de amar como Jesús, quien asumió su entrega hasta las últimas consecuencias en el sacrificio de la cruz", Omelia di sua santità benedetto xvi, celebrazione eucaristica Sul Sagrato della Vattedrale di velletri, Italia, Piazza San Clemente, Domenica, 23 settembre, 2007, www.vatican.va    2008. La traducción del italiano es mía. Cfr. Periódico El Tiempo, Bogotá, septiembre 24, 2007, primera plana.

Con gran coraje y en las más diversas ocasiones como la de la anterior cita, Benedicto XVI, expresando el consenso de la Comunidad Católica, viene denunciando las fatídicas consecuencias de la idolización del dinero y el poder en las más diversas partes del mundo, insistiendo en la urgencia de nuestro compromiso para cambiar de forma radical esta nefasta situación.

Prueba reina de la veracidad de la señalada constatación de nuestro papa alemán es la crisis financiera actual que asola los Estados Unidos de América, la cual nos afecta a todos los humanos, dado el inconmensurable poder de tal nación el cual invade toda la tierra. Desde 2001 sucede una notable bonanza económica en la superpotencia unipolar, dándose una notable venta de vivienda por medio de créditos hipotecarios a 30 años, con altas tasas de interés. Los préstamos hipotecarios son dados por la banca comercial, y buena parte de estos créditos fueron comprados por la banca de inversión que los empaquetó y emitió, a partir de ellos, productos derivados financieros, que a su vez otros bancos compraron, empaquetaron y volvieron a vender, expandiéndose por todo el globo.

Estos derivados financieros y la banca de inversión no tenían ninguna regulación gubernamental hasta la fecha, consecuentes con la visión neoliberal imperante. Según esta visión, la función social y reguladora del Estado estorba el crecimiento económico y debe abolirse, ya que los mercados no necesitan ningún control que limite su libre y gran desarrollo, porque la "mano invisible" o la "autorregulación" de su propio devenir, se presume, los controla.

Pero el acaecer de los acontecimientos ha hecho caer como todo un castillo de naipes tal presunción. En 2007 se cristaliza una desaceleración económica del gran coloso norteamericano lo que genera una disminución en los ingresos de la clase media estadounidense, la que constituye el grueso de la población, siendo millones de ellos deudores de las mencionadas hipotecas. Desde 2005 la Reserva Federal sube las tasas de interés, y en 2006 se da un alza considerable de los precios de los alimentos y la energía. Asimismo, aumenta el desempleo el cual subió de 5.1% a 6.1% de diciembre de 2006 a hoy. Todo este cuadro genera una disminución considerable de los ingresos de la clase media deudora, lo que lleva a que ésta cese los pagos de sus hipotecas habitacionales.

Este cese de pagos que se desarrolla de forma procesual y en ascenso, provoca en los últimos meses la quiebra de grandes bancos en los Estados Unidos y Europa. En este sentido traigo a continuación un análisis muy pertinente e iluminante: "Ahora, con los porrazos que se han dado las empresas hipotecarias, las financieras, los bancos y finalmente todo Wall Street, asistimos a una milagrosa conversión: los profetas que se desgarraban la camisa por cualquier intromisión gubernamental en la empresa privada besan la mano del Estado para que los salve de la debacle. Y el gobierno del país más adicto al libertinaje del mercado, Estados Unidos, ha gastado un billón de dólares del erario en rescatar compañías particulares que, por codicia, ineptitud, a veces corrupción y casi siempre laxa regulación, se hundieron al estallar la burbuja del ladrillo. ¿Quién está salvando a los pomposos capitalistas? Los humildes ciudadanos. En promedio, a cada contribuyente gringo niño, anciano, monja, desempleado le costará más de 3.000 dólares la hecatombe del mercado. Los ciudadanos son los grandes perdedores de la crisis. ...

El capitalismo cerrero acabó violando sus más esenciales principios. Solo le faltaba pedir ayuda a un régimen comunista. Y acaba de hacerlo: la quebrantada financiera Morgan Stanley espera que el gobierno chino la salve con una transfusión de dinero fresco. Confío en que el espectáculo de la agonía de Fannie Mae, Freddie Mac, Lehman, AIG y Merrill Lynch sirva de ejemplo a nuestros neoliberales domésticos. Señores: ¡el mercado (tal como lo conocemos) se acabó!" SAMPER, DANIEL ¡Se acabó el mercado! Periódico El Tiempo, Bogotá, septiembre 23, 2008, www.eltiempo.com   2008.

Si la banca de inversión hubiera dejado la veleidad de la "mano invisible", siendo regulada en sus operaciones y en la creación de sus derivados financieros, no estaríamos viviendo este tremendo escenario conformado por grandes quiebras financieras de imprevisibles consecuencias sobre el sector real de la economía, las cuales sin duda se traducirán en dantescas situaciones de pobreza y desempleo a no pequeña escala.

La banca de inversión no recibió las regulaciones señaladas dejándose llevar por el entusiasmo de la bonanza del momento, donde para ella solo cuenta la ganancia monetaria inmediata, sin considerar la importancia de garantizar la seguridad económica futura de las personas deudoras, y de facto, la estabilidad del porvenir de ella misma, y de esta forma termina haciéndose todo un autentico hara kiri.

Salta a la vista entonces como el desprecio de la función social del Estado en la regulación económica, con el fin de garantizar la estabilidad de la dinámica de producción y consumo de bienes y servicios, junto con la imposición de la filosofía LO UNICO QUE CUENTA SON LAS GANANCIAS Y NO LAS PERSONAS, conforman la causa de la hecatombe financiera estadounidense, que está generando la caída de todas las grandes bolsas de valores del mundo, y el hondo desequilibrio de las economías del globo.

publicado en:



La crisis ninja, Leopoldo Abadia
Explica didácticamente el origen de la CRISIS Y del caos global financiero .


El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog