LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

Por IGNACIOAL - 13 de Septiembre, 2009, 10:33, Categoría: EL DÍA DEL SEÑOR .



LA RESURRECCIÓN DE JESÚS .


Tomado del artículo de JUAN ANTONIO AGUILERA MOCHÓN . Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada .
"La ciencia frente a las creencias religiosas.
Ciencia y religión en los albores del nuevo milenio "




Si la conversión de agua en vino choca contra lo que sabemos científicamente, imagínense lo que significa que un cadáver de varios días vuelva a la vida. Infinidad de microprocesos físicos, químicos y biológicos tendrían que ocurrir de una forma que jamás se ha constatado con rigor.

 
Sin embargo, por extraordinariamente improbable que parezca un hecho, si se produce hay que admitirlo, no importa que ocasione una crisis científica descomunal. Aunque para Hume ninguna prueba podría demostrar un milagro, pues siempre sería éste más improbable que el error en los testimo- nios aportados, creo que sí sería posible registrar fehacientemente unos hechos que violaran las leyes naturales (aunque otra cosa sería probar su origen sobrenatural). Podríamos estar aquí ante un caso, pues se aducen pruebas de la resurrección de Jesús. Recordémoslas brevemente.
 
La creencia en la resurrección de Jesús se basa sobre todo en los testimo- nios evangélicos. Esos testimonios, en primer lugar, fueron escritos bastan- tes años después de la muerte de Jesús y no por testigos de los hechos. Pero es que, además, hay muy considerables contradicciones entre ellos. Si esos testimonios se llevaran a un juicio normal, el juez no dudaría en considerar- los carentes de fuerza probatoria. 
 
Conviene recordar la máxima que popularizó Carl Sagan: «afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias». Si lo que se afirmara fuera que Jesús murió como consecuencia de la crucifixión, aún habría dudas, pero no habría motivo para sospechar que no pudo ser así.
 
Además de los debilísimos testimonios evangélicos, muchos creyentes cristianos han hecho una fuerte apuesta al decir que hay una prueba física contrastable de la resurrección de Jesús: la llamada Sábana Santa.
 
En España fue el conocido ufólogo Juan José Benítez quien popularizó el asunto. En 1978 dijo que «Científicos y técnicos de la NASA —después de tres años de estudio— han aportado datos suficientes como para deducir que Cristo resucitó». Recientemente ha tenido oportunidad de defender la autenticidad de la Sábana Santa en una serie suya en la televisión pública estatal.
 
La NASA no ha examinado nunca el lienzo de Turín. La investigación corrió en realidad a cargo del Proyecto para la Investigación del Sudario de Turín (STURP), de la que formaban parte, a título particular, algunas personas vinculadas a la NASA. Un miembro muy notable del equipo era , considerado a la sazón el microanalista forense más com- petente del mundo… pero fue expulsado del grupo. La razón fue que, tras analizar los rastros de supuesta sangre, McCrone llegó a la conclusión de que lo que había era bermellón y ocre rojo en un medio de témpera al colágeno, materiales comunes para los artistas del siglo XIV: la imagen era una bonita pintura medieval.
 
Estos resultados fueron demoledores, pero faltaba un estudio que para muchos era crucial (pocas veces mejor dicho): la determinación objetiva de la edad de la sábana. Vittorio Pesce, antropólogo de la Universidad de Bari, mantenía que la sábana había sido confeccionada entre 1250 y 1350. Y es que los docu- mentos históricos, la iconografía, los materiales y las técnicas empleadas coincidían en situar la aparición de la sábana en Francia a mediados del siglo XIV W. McCrone .
 
En 1988 el Vaticano aceptó al fin que se sometiera la Sábana Santa a la datación mediante radiocarbono. Los análisis científicos fueron llevados a cabo de manera independiente por tres laboratorios de Estados Unidos, el Reino Unido y Suiza. Unánimemente concluyeron que el tejido del sudario de Turín había sido confeccionado entre los años 1260 y 1390 (margen estadístico establecido con más del 95 % de confianza). «Los resultados proporcionan pruebas concluyentesde que el lino del sudario de Turín es medieval», establece el informe publicado por veintiún científicos en la revista Nature (Damon et al. 1989).
 
La Iglesia acató el veredicto de la ciencia; pero el cardenal Anastasio  Ballestrero confirmó «su respeto y su veneración a esta imagen de Cristo, que sigue siendo objeto del culto de los fieles». El Vaticano no asegura que la sábana envolvió el cuerpo de Jesucristo, pero la considera una obra que refleja el sufrimiento de la Pasión de forma coherente con la tradición cristiana. El mensaje a menudo es ambiguo. El papa Juan Pablo II visitó en Turín la Sábana Santa el 24 de mayo de 1998. Su discurso ante ella se tituló muy significativamente «La Sábana Santa, espejo del Evangelio», y en él dijo que «la sábana santa es una provocación a la inteligencia». En la actua- lidad, numerosos autores católicos cuestionan todos los resultados científicos y he podido constatar de manera directa que hay profesores de religión que en los centros escolares españoles siguen defendiendo ante sus alumnos las insensatas tesis de Juan José Benítez (algunas, pues otras, no menos insensatas, son incompatibles con el catolicismo). Sólo me queda añadir algo obvio que suele olvidarse: aunque la sábana tuviese casi dos milenios, aunque realmente hubiera envuelto el cuerpo de Jesús, ¿Dónde estaría la demostración de su resurrección?

MI OPINIÓN :

Obviando a J. J. BENÍTEZ ( Periodista , escritor , ufólogo y divulgador). HAY OTROS CIENTIFICOS QUE OPINAN QUE LA PROBABILIDAD DE QUE LA SÁBANA SANTA NO ENVOLVIERA EL CUERPO DE JESÚS ES BAJÍSIMA . ( Y lo calculan incluso matemáticamente ) .
Las manchas encontradas en la sábana , algunas de ellas ,son sangre del grupo AB. ( Frecuente en la raza semítica - judía , el más frecuente entre los hebreos ).
Nadie ha dado una explicación satisfactoria de cómo ha quedado esta imagen en el lienzo , que parece chamuscado superficialmente y no se corresponde con ningún otro procedimeinto pictórico o artístico utilizado en la época medieval ni actual . ( Es difícil que pueda ser una falsificación medieval . De ser así , sería la falsificación más extraordinaria de la historia de la humanidad ,¿ dejada con qué propósito ?, 
¿ para que alguién la viera cuando siglos después se descubriera la fotografía ? . Parece absurdo e imposible ) .
Siguiendo las conclusiones , mediante el cálculo de probabilidades del ingeniero francés Paul de Gail , se puede demostrar matemáticamnete que analizando las coincidencias que se dan entre el lienzo y la pasión de Cristo, la posibilidad de que el Hombre de la Sábana no sea Jesús , es de una entre cientocincuenta mil millones . 1/ 150.000.000.000 . ( Véase el cálculo de este ingeniero en: http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=85&capitulo=585 . " La Sábana Santa . Cálculo de Probabilidades " de Santiago Pérez Santana).
Se ha reconocido que la prueba del carbono 14 , que databa a la sábana en el siglo XIII-XIV ( 1260 - 1390 ) , tiene errores metodológicos de bulto y algunos de los científicos participantes han reconocido su inexactitd . Amén de las posibles interferencias en la datación por el tejido quemado en los incendios , el polvo , los pólenes etc , que también forman parte de la sábana . No sabemos hasta que punto, los tres incendios que soporto la tela , han influencido erróneamente en el cálculo de su datación .
Algún científico agnóstico , ha llegado a reconocer que la Sábana , le ha ocasionado tal revolución en su pensamiento que le ha llevado a creer en Dios .
Reconociendo la intención aséptica del Prof . Aguilera Mochón   de aplicar el razonamiento y la metodología científica a la reliquia, discrepo de algunas de sus argumentaciones , ante las abrumadoras pruebas , estudios y conclusiones aportadas por otros científios . ( Como puede verse en otros artículos de esta sección de la Sában Santa ) .
Es loable la actitud , prudente de la Iglesia Católica , que por una vez , ha permitido múltiples estudios de la sábana y no ha adoptado nunca en este sentido una actitud dogmática .
Por último decir , que ante la inexplicable impresión de la imagen en el lienzo de lino , hay autoridades científicas que hablan de algún tipo de radiación desconocida que emitió el cadáver . Un cadáver se descompone por la putrefacción y la acción de la fauna cadavérica , permaneciendo restos óseos , nunca han aparecido , estos restos , ni se ha tenido noticias a lo largo de más de 2000 años de tal posibilidad con respecto al cuerpo de Jésus . Por lo tanto , no me cabe más que concluir que el fenómeno extraño , sobrenatural , que se produjo en la tumba que contenía el cuerpo de Jesús , no pudo ser más que su propia resurrección . ( Yo así lo creo , como persona , como creyente y como médico . Perdóneseme o discúlpeseme  mi ignorancia , credulidad y fe) .
Carl Sagan , como se sabe , falleció de un proceso leucémico , sin poder cumplir su ilusión de seguir viviendo y disfrutar de sus hijos , de sus nietos y de la evolución del conocimiento científico , cosas de la frágil naturaleza humana . Creo que a él se le habrá despejado la duda o tal vez no ...

José Ignacio Martínez Martín .
JIMM

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog