CALDERÓN DE LA BARCA . VIDA.OBRAS Y CIRCUNSTANCIAS

Por IGNACIOAL - 27 de Mayo, 2009, 18:47, Categoría: T E A T R O .



CALDERÓN DE LA BARCA .

Vida , obras y circunstancias .

Calder�n de la Barca 
La obra de Calderón de la Barca sintetiza el magnífico y contradictorio siglo XVII , el más complicado de la historia española , testigo de tres reinados, el de Felipe III , Felipe IV y Carlos II . Vivió también el siglo de las letras y de las artes que fue también el del lento declinar de la monarquía hispana .

Lo que conocemos de su mocedad no es ni honesto ni apacible. Es de un aventurero, un espadachín, un burlador que, como Cervantes, tuvo que huir de los corregidores que le acusaban de asesinato. Luego, como los grandes bandidos griegos, acabó en la clerecía.( Menéndez Pelayo dice que su vida fue larga, serena y siempre honestamente ocupada . Nada más lejos de la realidad ) .

Estudió en el Colegio Imperial de los jesuitas y en las universidades de Alcalá y Salamanca y le enseñaron a servir al rey como a un dios. Dios establecía a los reyes y reinaba por medio de ellos.

Triunfó en aquel Madrid de pícaros y de soldados de los tercios de Flandes , como autor de comedias y autos sacramentales .

Calderón de la Barca, escritor sin fronteras, autor de 130 comedias y 80 autos sacramentales, " fue —escribe Néstor Luján— un hombre contradictorio, inconmovible en sus creencias, supremamente angustiado y escéptico, sensual, tierno, violento y amargo " . Calderón, ex soldado, veterano de las guerras, utiliza su pluma como espada al servicio de su señor. En El Alcalde de Zalamea, Pedro Crespo recita:

" Al Rey, la hacienda y la vida se le han de dar, pero el honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios " .

Sin embargo, al final, sirve más a Felipe II que a Dios, cuando dice que "bien dada la muerte está", y nombra a Crespo alcalde perpetuo de la villa. Menendéz Pelayo cree que en esa obra se hace la apología del municipio español, como hijo glorioso del romano.

Estudió en el Colegio Imperial de los jesuitas y en las universidades de Alcalá y Salamanca y le enseñaron a servir al rey como a un dios. Dios establecía a los reyes y reinaba por medio de ellos.

Para Calderón, el honor es un valor que sobrepasa a la vida. Escribe Marcellin Defourneaux: " Como la fe, el honor hunde sus raíces en la tradición medieval. Lo que la fatalidad era para los griegos, lo es el honor para los dramaturgos españoles ". En El médico de su honra, Calderón obliga a un cirujano a sangrar a su mujer hasta que esta muera porque «el amor te adora; pero el honor te aborrece». El uno mata, el otro avisa. La deshonra es peor que la muerte.

http://www.elmundo.es/universidad/2006/02/15/campus/1140019424.html  CALDERÓN , ESPADACHÍN Y CURA . Por Raúl del Pozo .





El Blog

Calendario

<<   Mayo 2009  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog