LA GRANADA NAZARITA .

Por IGNACIOAL - 17 de Mayo, 2009, 11:18, Categoría: AL-ÁNDALUS .



LA  GRANADA NAZARITA .
 
"Granada, quieta y fina, ceñida por sus sierras y definitivamente anclada, busca a sí misma sus horizontes, se recrea en sus pequeñas joyas".
 
FEDERICO GARCÍA LORCA
 
 
La Granada nazarita  
 
 
Entre la Sierra y la Vega, surcada por los ríos Genil y Darro, Granada fue el último reducto musulmán en la Península Ibérica. Muhammad ibn Yusuf fundó el reino nazarí en el siglo XIII, instalando en Granada su capital. En las centurias siguientes, el reino alcanza su máximo apogeo.
Será en este momento cuando se construya
la Alhambra, maravilloso conjunto situado sobre una colina, dominando la ciudad y rodeado de frondosos bosques. En la parte más elevada de la colina se levanta la Alcazaba, recinto militar con forma de barco. Consta de dos ámbitos: uno exterior, a modo de barbacana y otro interior, más elevado, fortificado por altas torres. El corazón del conjunto está formado por los Palacios Nazaríes, organizados alrededor de dos espacios: los palacios de Comares y de los Leones. El Palacio de Comares estaba dedicado a la vida pública y al gobierno. En uno de sus extremos se ubica la famosa Torre de Comares, y en el otro una galería con siete arcos, que sirve de pórtico a la Sala de la Barca. El centro está ocupado por el Patio de los Arrayanes, un espacio de planta rectangular con una gran alberca en el centro.
El Palacio de los Leones se dispone en dirección este-oeste, ordenándose sus dependencias en torno a un patio rectangular. El patio está constituido por un auténtico bosque de 124 columnas con capiteles diferentes, ubicándose en el centro la famosa fuente. Los doce leones en rueda que soportan la taza son reaprovechados y pertenecen al siglo XI. La taza está decorada con un poema en el que se pone de manifiesto su significado, considerándose el agua como un don del sultán que se derrama sobre sus leales súbditos.
El Partal es el conjunto palatino más antiguo de los conservados en la Alhambra. Responde a la tipología de palacio sin patio y está formado por un pabellón íntimamente relacionado con la alberca y los jardines.
El Generalife fue construido por Muhammad II. Situado a las afueras de la Alhambra y al pie de una colina, su función era la de residencia de descanso de los sultanes. El palacio, emplazado en medio de la zona de huertas, se distribuye en dos terrazas. En el interior destaca el famoso patio de la Acequia.
Granada aún conserva el embrujo y el encanto musulmán en
el barrio del Albaicín. Corazón de la urbe nazarí, está constituido por un tejido de estrechas calles y quebradas cuestas, salpicado de casas moriscas y de sus famosos cármenes, casas con jardín que servían de residencia a las clases poderosas. En este barrio encontramos numerosas muestras del pasado nazarí. Quizá la más interesante sea el palacio de Daralhorra, residencia palatina construida en la segunda mitad del siglo XV; fue ocupada por Fátima, la madre de Boabdil.
La
puerta de Elvira era el principal acceso de entrada a la ciudad; construida en el siglo XIV, su gran arco de herradura daba paso a una estructura defensiva a base de patios y puestos de guardia.
En
el Bañuelo, una construcción del siglo XI, se nos permite observar las salas abovedadas que conformaban los antiguos baños árabes.
Fuera del Albaicín también encontramos muestras del legado nazarí. El
Corral del Carbón es la única alhóndiga conservada de las tres que existían en la ciudad. La fachada, constituida por un arco de herradura apuntado, da paso a un sencillo patio con una fuente en el centro y rodeado por tres pisos de galerías. La Alcaicería era el antiguo zoco de la seda, hoy convertido en mercado de souvenirs. Sus estrechas calles desembocan en la Plaza de Bibarrambla, uno de los centros neurálgicos de la ciudad, donde se situaban las carnicerías y pescaderías nazaríes.
En la calle Oficios se levantaba
la Madraza, casa de estudios árabes fundada en el siglo XIV. De ella sólo se conserva el mihrab, al que se accede por un espectacular arco de herradura.
El 2 de enero de 1492 los
Reyes Católicos recibían las llaves de la ciudad de manos de Boabdil, el último rey nazarí. Granada pasaba a formar parte de Castilla, finalizando así los ocho siglos de Reconquista. Los monarcas decidirán ser enterrados en la recién conquistada villa. Por esta razón se construyó la Capilla Real, un edificio de estilo gótico finalizado por Enrique Egas en 1517. Los sepulcros de los Reyes fueron ejecutados en mármol de Carrara por Domenico Fancelli. En la Capilla también están enterrados la reina Juana y su esposo Felipe, siendo Bartolomé Ordóñez el responsable del diseño de los sarcófagos.
La propia
Isabel se encargará de promover la construcción de la Catedral, ocupando el espacio de la mezquita aljama. Las trazas fueron dadas por Enrique Egas a principios del siglo XVI, en estilo gótico, aunque la construcción fue dirigida por Diego de Silóe, siguiendo el nuevo lenguaje renacentista. Se trata de un amplio espacio configurado por cinco naves, separadas por pilares de orden corintio, apoyados en altos plintos. La cabecera se estructura como un gran espacio central cubierto por cúpula. Cuando Alonso Cano proyectó la fachada principal en 1667, la concibió como un monumental arco de triunfo. Molduras y pilastras proporcionan al conjunto un intenso ritmo lineal, acentuado por los contrastes luminosos.
Granada quedaría salpicada de iglesias y conventos que también ocuparían los espacios dejados por las antiguas mezquitas. La
iglesia de Santa Ana fue proyectada por Diego de Siloé en 1537, destacando su clasicista portada y su esbelta torre mudéjar. La dedicada a San Juan de los Reyes fue construida en el siglo XVI, siguiendo el estilo mudéjar y conservando el alminar del siglo XIII. En la Carrera del Darro se encuentra la iglesia de los santos Pedro y Pablo. En su fachada se abren dos hornacinas y entre dos pares de columnas corintias aparecen las imágenes de los santos titulares. Uno de los templos más ricos de la ciudad es el dedicado a los santos Justo y Pastor; comenzada en 1575, es una de las iglesias más suntuosas de Granada.
En 1496 se comenzó la construcción del
monasterio de San Jerónimo, siguiendo el estilo gótico; en la primera mitad del siglo XVI Jácopo Florentino y Diego de Silóe continúan las obras, dentro de las pautas del nuevo lenguaje renacentista. La iglesia de Santa María de la Alhambra fue diseñada por Juan de Herrera en el siglo XVI y construida sobre las ruinas de la que fue gran mezquita real. En el Albaicín también encontramos importantes iglesias como San Nicolás, erigida sobre una mezquita, con un aljibe nazarí anexo a su fachada; San Bartolomé, templo con un imponente alminar transformado en campanario, o San Miguel el Bajo, construido entre 1528-56 en estilo mudéjar.
Junto al mencionado
Albaicín, otro de los barrios granadinos más populares es el Sacromonte, situado en la ladera de una colina, excavándose las casas en la misma pendiente de la montaña. El Sacromonte está presidido por la Abadía; construida en el siglo XVII, fue consagrada como colegiata dedicada a San Cecilio.
Tras la catedral, quizá el edificio religioso más impresionante de Granada sea la
Cartuja. La iglesia es de una sola nave y tras el presbiterio se encuentra el Sagrario, realizado en el primer cuarto del siglo XVIII por Francisco Hurtado Izquierdo. La sacristía es iniciada en 1713 por un desconocido maestro. La envoltura ornamental de este lugar es la más recargada del Barroco español.
Pero durante los siglos XVI al XVIII no sólo se levantan fundaciones religiosas. Los edificios civiles también crecen por doquier, compitiendo en belleza y espectacularidad entre sí. El más monumental de todos es el
Palacio de Carlos V, anexo a los palacios nazaríes. Proyectado por Pedro Machuca, eligió una planta cuadrangular con un patio circular, tomando como referentes las ideas renacentistas italianas.
El espacio ajardinado del Campo del Triunfo está dominado por el
Hospital Real. Enrique Egas será el encargado de las trazas, repitiendo el esquema típico de los hospitales de la época. La Casa del Castril, con su llamativa portada plateresca, es la sede del Museo Arqueológico Provincial. Uno de los edificios más originales de la ciudad es la Casa de los Tiros, palacio construido en la primera mitad del siglo XVI siguiendo los cánones renacentistas. Su nombre procede de los mosquetes que adornan su fachada.
Abandonamos Granada con pena, pero retomamos a su hijo más ilustre,
Lorca, para encontrar la mejor definición:
 
"Una ciudad para la contemplación y la fantasía, donde el enamorado escribe mejor que en ninguna otra parte el nombre de su amor en el suelo. Las horas son allí más largas y sabrosas que en ninguna otra ciudad de España. Tiene crepúsculos complicados de luces constantemente inéditas que parece no terminarán nunca".
 

 

CREPÚSCULO EN GRANADA .

FUENTE : ARTEHISTORIA

http://www.artehistoria.jcyl.es/ciudades/videos/507.htm




El Blog

Calendario

<<   Mayo 2009  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog